Nazi Lauck NSDAP-AO Espanola Boletin de Noticias NS 109 . . .

Nazi Lauck NSDAP/AO

Boletin de Noticias NS

del NSDAP/AO - Internet-Edición española

Numero 114 Verano 2003 (114)

Wolfgang Willrich – Artista Ario

Uno de los más famosos artistas del Tercer Reich fue Wolfgang Willrich. Nacido el 31 de Marzo de 1897 de un largo linaje de familia campesina, mostró sus cualidades artísticas cuando aun era muy joven. Cuando estaba en el colegio en 1915 en Berlín, veía las tendencias artísticas como decadentes. En 1916 fue movilizado y sirvió como no-combatiente en el 251 Regimiento de Infantería. Fue galardonado con la Cruz de Hiero en el Frente Occidental.

Cuando cayó prisionero pasó mucho tiempo dibujando. Sus primeros dibujos fueron publicados por la Cruz Roja Internacional en una revista para prisioneros de guerra.

Después de su liberación retomó sus estudios. Aunque se unió a la Asociación Tannenberg de Ludendorff, diferencias con Mathilde von Ludendorff provocaron su abandono, pero continuó publicando en su periódico.

Willrich sobresalió retratando tipos raciales nórdicos. En 1933-1934 trabajó en el Ministerio de Cultura del Reich, pero se vio obligado a abandonarlo a causa de su afiliación con el círculo de Ludendorff. Más tarde R. Walter Darré le hizo un empleado independiente para así poder continuar dibujando campesinos nórdicos, lo cual realizó con mucho entusiasmo. Muchos de sus trabajos aparecieron como posters y tarjetas postales y fueron distribuidos por toda la nación. Pero él continuó manteniendo su independencia. Declinó un oferta de Heinrich Himmler para convertirse en un miembro honorario de la SS. De hecho nunca se unió al NSDAP. Irónicamente, consideraba la oposición del Tercer Reich contra el arte degenerado demasiado moderada! Junto con Walter Hansen y Graf Klaus von Baudissin, ayudó a organizar la Exhibición de Munich de Arte Degenerado en 1937.

En 1939 pidió ser enviado al Frente como artista combatiente. Después de Polonia, marchó a Francia, Noruega, Finlandia, Sicilia y Rusia. Muchos lideres militares famosos fueron retratados por él. Después retrató muchos poseedores de la Cruz de Caballero. A finales de 1943 regresó a Berlín donde continuó su trabajo.

Sus últimos trabajos artísticos fueron publicados en Argentina después de la guerra. Murió de cáncer el 18 de Octubre de 1948.

Fuerza a través de la Belleza!

En esta era de decadencia y degeneración, los sentidos y sensibilidades de todo ario decente son asaltados una y otra vez incluso en el breve periodo de un día. Nuestra alma clama por sustancia espiritual. La belleza creada por artistas arios ayuda a llenar esta necesidad espiritual, eleva nuestra moral y nos recuerda la grandeza de nuestra raza.

Durante muchos años soñaba en el día cuando nuestros recursos, financieros y/o técnicos nos capacitara para compartir y distribuir verdadero Arte ario entre camaradas y otros compatriotas raciales. Finalmente el día ha llegado! A principios de Junio hemos añadido ochenta (!) carteles arios a todo color a nuestro arsenal. Ahora tienes acceso a ellos! Hay tres modos de verlos. Primero, si tienes acceso a Internet, simplemente visita nuestra pagina web en nazi-lauck-nsdapao.com . Segundo, puedes comprar posters a todo color tamaño DIN-A3 (aprox. 11.7 x 16.5 pulgadas). Tercero, muchos trabajos artísticos son mostrados en nuestra (véase #818-A, #818-B y #839) lista de precios de DVD’s.

Hay demasiados trabajos artísticos para mostrar – o incluso para listarlos - en esta publicación, pero puedes pedir gratis una lista de estos productos. Simplemente escribe a: NSDAP/AO, PO Box 6414, Lincoln NE 68506, USA.

El Encuentro del cabo Schlag con Adolf Hitler.

Traducción al castellano Jusego, Santiago de Chile.

Dos jóvenes tenientes cabalgaban alegremente de vuelta a sus compañías, la primera y la octava. La conferencia de oficiales había terminado. Mañana sería nuevamente un día caluroso. Hoy, el teniente Helms, el más joven de los dos, había recibido una mención especial del comandante del regimiento. Su pelotón había ejecutado una pequeña obra maestra durante una maniobra. Mañana el teniente Frhr. von Bieberstein quería superarlo con sus hombres.

Helms y Bieberstein eran amigos. Se ayudaron el uno al otro en los buenos y en los malos tiempos y los dos hombres tenían muchas bromas en las prácticas en su conciencia. A pesar de eso, cada uno competía con el otro; ninguno quería ser de forma alguna el segundo. Ahora cabalgaban a través del bosque de pinos, con el rojo brillo del sol poniente sobre los troncos de los árboles hacia su campamento. El día del 16 de agosto de 1938 estaba terminándose.

El comandante del batallón había hablado largo tiempo con Helms después de la conferencia de oficiales. El primer pelotón iba a ser retirado de las maniobras al día siguiente. Los hombres habían hecho bien su trabajo. Ahora se les daría una tarea honorable. Se esperaba la visita del Comandante Supremo. Adolf Hitler vendría. Era esperado aquí, en el campamento del regimiento. Un gran día estaba llegando. Ahora todos comprendimos de pronto que todo había valido la pena, el eterno marchar, el descanso, el "arriba, marchen, marchen! ", los miles de gotas de sudor que se habían perdido en el terreno arenoso de la frontera. Rápido como el viento las noticias se esparcieron a través del campo de maniobras hasta al último hombre, y lo que todavía había sido una suposición y una esperanza en los oficiales superiores se volvió una certeza en las grandes tiendas de los hombres alistados.

Los hombres del pelotón de Helms iban a ser los ordenanzas cuando adelante, al borde del bosque - en las mesas simples, largas donde normalmente Schmittke escribe una carta dominical a su Minna y el alto Emil abre el último paquete de su madre - los invitados importantes, el Führer y su sequito, el comandante del regimiento - y ciertamente también el comandante del batallón y Helms, el teniente del primer batallón, tomen su comida de la cocina de campaña.

"¡Realmente te envidio!" Bieberstein le gritaba al feliz Helms. "Si simplemente pudiera ver una vez al Führer, de cerca, podría oírle hablar a aquellos alrededor de él y cómo ríe y disfruta. Tan lejos, desfilando o en la pantalla del cine no es bastante para mí". Entonces le cuenta a Helms cómo cuando era un muchacho en la remota propiedad de su padre en el Este, sólo podía oír hablar de este hombre maravilloso por los periódicos y las historias de los veteranos; pero realmente no consiguió experimentar y admirarlo hasta que se convirtió en un hombre del RAD y después asistió a la escuela de infantería. Los jóvenes le quieren de un modo diferente, le siguen más apasionadamente y creen más fervorosamente en él." Así es cómo terminó su relato mientras miraba largamente a Helms, en cuyo pecho brilla la Insignia de Oro de Honor de la Juventud Hitleriana, y para quien mañana sería ciertamente el mejor día de su vida. ¿Pero dónde estaría él? Ciertamente en alguna parte entre los pinos que daban sombra, lejos de las maniobras.

Ya había oscurecido cuando Bieberstein se precipitó en la tienda de Helms, sacó al amigo a la oscuridad de noche le confió una idea y le pidió un favor. Lo que los dos susurraron en la oscuridad delante de las tiendas no pudo ser escuchado. Sólo uno escuchó a Helms risueñamente gritarle a Bieberstein que había tenido suerte de conseguir dos días de permiso inmediato y que debía disfrutarlos.

De hecho, Adolf Hitler llegó al día siguiente. Cubierto de polvo, él y su sequito surgieron del terreno. La inspección parecía haber sido completa y crítica.

El cabo Hahn del primer pelotón le dijo al cabo Schäfer que era más fácil hacer la maniobra aquí como un ordenanza que con su veloz jefe allá fuera en la arena. Helms pensó en el calor y los pies heridos; era bueno que los dioses de Prusia parecieran favorecerlo. "Mira al nuevo compañero". Schäfer señaló al cabo rubio y grande que había sido asignado al pelotón de Helms para hoy, "hazlo bien - sólo un poco más de servicio si el Führer visita nuestra cocina de campaña". "Quizá él es el camarero jefe en el Hotel Kaiserhof", comentó Hahn riéndose, "tales gallardos compañeros se requieren allí. Además, estoy seguro que lo he visto antes". Ahora los camaradas saltaron sobre Hahn, diciendo que él debía de haber disfrutado en el Kaiserhof, un fino encurtido, y así sucesivamente, hasta que el sargento Euler los envió a explorar fuera en el área para encontrar algo "verde" para las mesas.

En las mesas de madera al borde del bosque, enfrente del Führer uno podría ver al Reichsführer-SS Heinrich Himmler, al General Keitel, al Obergruppenführer Brückner y al Jefe de Prensa del Reich Dr. Dietrich. Helms y sus hombres reconocieron muchas caras, pero sus ojos miraban fijamente al único hombre que realmente disfrutó las judías de la cocina de campaña, que dio al comandante del regimiento alguna clase de informe sobre la maniobra, que se rió tan sinceramente cuando su vecino le dijo algo, y quién parecía tan orgulloso y feliz sobre lo que había visto y había experimentado ahora entre sus soldados desde el principio de la mañana hasta cuando el sol estaba en su cenit.

El cabo recientemente asignado parecía encantado. Realizó su tarea enérgicamente. Estaba contento de servir el plato con las judías blancas al Führer, y éste lo había saludado con la cabeza de una manera amistosa y le había dado las gracias. El teniente Helms observó esto. Una sonrisa furtiva se formó en su boca cuando sus ojos encontraron los del ordenanza. Había trabajo para estos; los platos retornaban a la cocina de campaña dos, incluso tres veces, dónde eran llenados nuevamente.

"Tome otra porción, mi Führer", dijo el general, y el nuevo ordenanza ya estaba parado detrás del Führer para llenar su plato de nuevo. El Führer le dio las gracias. Pero Heinrich Himmler reparó en el hombre gallardo, grande, rubio. El cabo tenía la cara de un líder. Él debía volverse un soldado-campesino en la estimación del pensamiento del Reichsfhrer-SS. La fuerza del campesino saludable fluye en sus venas, hombres espléndidos que uno encuentra por todas partes en Alemania con el uniforme gris de campaña.

"¿Cuál es su nombre?", pregunta el Reichsführer-SS al ordenanza, y la mirada de los otros hombres se vuelven hacia el gran ordenanza con la cara tostada por el sol y los ojos azules.

El Führer también giró su atención.

Siendo el centro de atención de estos importantes invitados evidentemente puso al ordenanza inseguro. Él estaba listo para servir al Führer una gran porción de judías blancas, pero decir su nombre. ¿Se había olvidado de él?. Alineando brevemente, las manos en los pantalones, los talones sonaron a la vez: "Cabo Schlag, Reichsführer-SS", finalmente vino la respuesta. Heinrich Himmler ya lo había anotado: "Cabo Schlag, octava Compañía, Regimiento de Infantería". Habría que verificar cómo el hombre rindió en el servicio, quizás adecuado para el este.

El Führer estaba contento. El teniente Helms se retorció incómodamente de un lado a otro en su asiento y mordió su labio. Pero el cabo Schlag, el ordenanza asignado, había desaparecido rápidamente - como si tuviera miedo de ser observado aún más e interrogado.

Pasaron las semanas. Nadie ya pensó en las judías blancas de la cocina de campaña en el borde del bosque y las mesas de madera en la tierra arenosa de la frontera. Entonces, un día, llegó una carta de la Cancillería del Reich. El cronista de esta auténtica anécdota no la leyó, pero debe de haber significado esto: levantó mucho polvo en la octava compañía del segundo batallón. El teniente Frhr. von Bieberstein había presentado una queja - una queja contra él mismo. Entonces el comandante del batallón y después el comandante del regimiento lo habían interrogado a él y al teniente Helms. Su acción era castigable - sobre todo la del teniente von Bieberstein. El cielo pareció romperse encima de este teniente de Brandeburgo. De hecho, no era cuestión pequeña, esta mentira, esto de dar un nombre falso en presencia del Comandante Supremo y su propia degradación a cabo. Las regulaciones del Ejército alemán, las leyes de hierro inextinguibles exigen una medida severa. Que este joven teniente lleno de amor ilimitado y admiración para su Führer jugara el papel de un cabo para conseguir estar una vez más cerca de él, que asombrosamente empleara un nombre falso - una palabra que pescó y a la que se asió como a un salvavidas para no ser descubierto - todo eso podría ser entendible humanamente, como la acción atrevida del Príncipe de Homburg, pero las leyes de hierro de los soldados alemanes, escritas en las tablillas de la tradición consagrada y hechas santas por la sangre, deben permanecer más fuertes que el corazón humano.

Sólo uno podía perdonar: esa gran figura que, lejana más allá de lo humano y del demasiado-humano, se eleva sobre nuestro tiempo, aquel que ha experimentado la vida bajo leyes duras e infalibles, aquel que creó las leyes y estableció un nuevo orden. Uno por todos puede encontrar al genio de nuestro pueblo, agradecerle a través del cumplimiento del deber y amor. Aquí el pueblo había encontrado al pueblo; en este cabo Schlag la nación se encontró al Führer con su corazón desbordante, con la simple expresión de su gratitud y su alegría. El Führer, no obstante, se rió fuertemente con alegría cuando oyó la historia del cabo Schlag, el teniente rubio y grande con los ojos azules y la piel curtida. Para él todo no había terminado aún. El ayudante de la Wehrmacht fue llamado.

No mucho después llegó un paquete a la octava compañía. Era para el teniente Frhr. von Bieberstein. Helms le ayudó a abrirlo. Algo estaba incluido entre finas virutas. Su impaciencia creció. Entonces el secreto fue levantado; el sol alzado durante noches llenas de tormentos de conciencia. La voz de un hombre alborozado tembló suavemente mientras leía bajo la fotografía del Führer en el marco de plata: "A mi estimado teniente Freiherr von Bieberstein alias cabo Schlag en camaradería - Adolfo Hitler".

Este artículo es un fragmento del libro #563 PAUTAS SS PARA EL CUMPLEAÑOS DE HITLER, $10.00.

Cartas al Editor

Adhesivo con la Svástica en la Capital del Reich

Encontré su adhesivo hace algunos días en la pared de una casa. Estoy interesado en su trabajo. Odio a los judíos quienes viven aquí como parásitos. Nos sacan el dinero de nuestro trabajo para sus guerras. Me interesan pegatinas contra los judíos para librar de ellos a nuestro país. Pienso que los judíos más malditos están en los USA. - Berlín

 

Nuevo Estado NS!

He recibido el ultimo numero de su periódico. Es excelente! Somos un moderno grupo luchando contra el sistema judío global. Vivimos y luchamos por el día cuando nuestro enemigo sea derrotado. Luego crearemos un nuevo Estado NS. Hasta entonces la lucha continua! Sieg Heil! – Belgrado, Serbia

 

Jóven, pero Determinado

Aunque aun no tengo los 17 y debo prepararme para mi "Abitur" el año que viene, lucharé, incluso sin aquellos que han caído victimas del materialismo. – Leipzig

 

Agradables Memorias de un Camarada SS

Dos días antes del cumpleaños del Führer le escribí. Había cumplido recientemente 82 años. Nunca olvidaré mi doble viaje a través de Alemania en 1938 y 1939 desde Aachen a Viena. En aquel entonces todo se hacía de corazón - brevemente, social y genuino. En 1941 trabajé en las obras de Robert Bosch en Berlín. Desde 1942 estuve en la Waffen-SS, convirtiéndome en un oficial no comisionado en 1943. Cada día admiraba el valor y la camaradería de los héroes alemanes. - Flandes

 

Publicidad Gratis

La televisión húngara emitió un programa de una hora de duración sobre las bandas skinhead húngaras a principios de junio, e incluso mostraron la dirección del NSDAP/AO! No sabía que ustedes habían conseguido tiempo en antena en la televisión húngara. Me debieron haber prevenido sobre esto! Heil Hitler! – California

Editor: la entrevista al camarada Lauck fue también retransmitida en varias ciudades de los Estados Unidos durante mayo.

 

Protestas Masivas contra la Guerra de Irak

De hecho, las protestas fueron masivas en toda Europa. Casi todas las ciudades principales realizaron manifestaciones con docenas de miles de participantes. Bush y Blair fueron regularmente llamados criminales de guerra. El 99% de los expertos en ley internacional dicen que fue una guerra criminal de agresión. – Austria

NSDAP/AO Española